24 de setembre de 2007

De sobte?

"Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes. Siembras la semilla, la abonas y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas estériles. Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de sólo seis semanas, la planta de bambú crece... ¡más de 30 metros!
¡Tarda sólo seis semanas en crecer?
¡No! La verdad es que se toma siete años en crecer y seis semanas para desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú genera un complejo sistema de raíces que le perimten sostener el crecimiento que vendrá después. "

Fragment de "El bambú japonés". La brújula interior. Álex Rovira. Ed. Empresa Activa. Pg.135